miércoles, 25 de mayo de 2016

EL RELOJERO DE FILIGREE STREET (Natasha Pulley)

reseña-el-relojero-de-filigree-street-natasha-pulley

Thaniel no es más que un telegrafista del Ministerio del Interior con una vida inmersa en la rutina de un trabajo monótono y sin sorpresas. Un día, al regresar a su apartamento, descubrirá que alguien ha dejado en él un precioso reloj de oro con un mecanismo curioso e intrigante que no termina de descifrar. Pero Thaniel, al que nunca le sucede nada, ha tenido una noche complicada en el trabajo: acaba de recibir un aviso de atentado inminente y no tiene tiempo de preocuparse demasiado por el reloj. 

"Le dio cuerda entre los dedos hasta que la arandela del extremo le golpeó suavemente el gemelo del puño de la camisa. El cierre no se abrió al apretarlo. Se lo llevó al oído, pero el mecanismo continuó silencioso y el eje se negó a girar. Sin embargo, en los engranajes de su interior unos dientes debían haber cobrado vida, porque a pesar del frío húmedo la funda estaba caliente". 
Natahsa Pulley, El relojero de Filigree Street

Grace es una mujer particular dedicada de lleno a sus estudios de física en Oxford. Apremiada por su madre para que contraiga matrimonio y frustrada por una investigación que no termina de dar frutos, trabaja incansablemente para concluir su estudio y realizar un avance significativo en su campo que le abra las puertas a una vida dedicada a su pasión. Acompañada de su amigo Akira Matsumoto, hijo de un noble japonés dedicado a las letras, conforman una particular pareja en el ámbito universitario de la época. 

El aura de intriga que envuelve a Keita Mori está plagada de artilugios y mecanismos preciosos que dan una vuelta de tuerca al concepto de tiempo. Rodeado de máquinas en su estudio de relojería, trabaja con discreción y ahínco en la creación de objetos con un sello personal inconfundible, acompañado únicamente de una mascota mecánica inolvidable. Este japonés afincado en Londres, constituye el centro de la trama y tiene respuestas para muchas más preguntas de las que se plantean. 

Cómo se cruzan los caminos de estos personajes hay que dejarlo ya para el descubrimiento del lector, pero no es un secreto que en la confluencia de todos ellos radica la esencia de la historia.

"Las luces eléctricas se encendieron con un zumbido al entrar y se quedó inmóvil, no muy seguro de qué había hecho para encenderlas y esperando con la espalda rígida a que pasara algo más".
Natasha Pulley, El relojero de Filigree Street

reseña-el-relojero-de-filigree-street-natasha-pulley

En cuanto al contexto, la elección de Natasha Pulley ha estado muy acertada. Nos encontramos en el último aliento de del siglo XIX, concretamente en 1883. La época victoriana tardía que seduce a muchos lectores, no encontrará un nido de contextualización más allá de unos apuntes que nos ayudan a situarnos en este periodo, como pinceladas de acuarela sobre la que dibujar la historia. 

"En el escaparate una sola lámpara iluminaba la maqueta de una ciudad en la que se elevaban nuevas torres y puentes hasta que aparecía Londres gracias a un mecanismo de relojería".
Natasha Pulley, El relojero de Filigree Street

La amenaza terrorista por parte de los independentistas irlandeses, así como los atentados descritos fueron reales. Breves y colaterales referencias al ferrocarril, la importancia del núcleo universitario de Oxford y el tímido movimiento a favor del sufragio femenino, consolidan la noción del escenario sobre el que se sucede la novela. 

No hay que pasar por alto el papel de Grace como científica y sus dificultades para acceder a distintos ámbitos universitarios. Cómo se debe colar haciéndose pasar por hombre en el espacio de la biblioteca o cómo es descalificada en ocasiones y presionada por su madre para contraer matrimonio, son detalles que casi pasan desapercibidos pero que subyacen a lo largo de la historia para que el lector no olvide en qué contexto histórico y social nos encontramos. 

reseña-el-relojero-de-filigree-street-natasha-pulley

La clave de El relojero de Filigree Street se apoya en unos pilares infalibles. 

La intriga. Sostenida, latente de forma constante y que te impide abandonar la novela, que tienta al lector a devorarla de un solo bocado, es su rasgo más notable. Pulley extiende una red de acontecimientos que no admiten desconocer la verdad, de modo que avanzamos en la lectura casi sin darnos cuenta, con el deseo implacable de descorrer una a una las cortinas para descubrir qué es lo que realmente está sucediendo.

"Una serie de luces cobraron vida en el jardín. Frunciendo el entrecejo, encontró el picaporte viejo bien engrasado de la ventana y lo abrió. No alcanzó a ver qué eran las luces, solo que flotaban por encima de la hierba".
Natasha Pulley, El relojero de Filigree Street

Unos personajes carismáticos y sólidos que se complementan con la misma precisión que un mecanismo de relojería. La cotidianidad de Thaniel, esa vida común que siempre despierta la empatía del lector, ávido de sentirse representado y encontrar su lugar en la historia. El misterio representado por Mori, con una profesión que despierta la curiosidad de la misma forma que la perspicacia del que busca explicación al por qué de su enigmática presencia. Y Grace. La potencia del personaje femenino que lucha contra los estereotipos sin mayor pretensión que el propio desempeño de una profesión que es su pasión en un mundo dominado por el ego masculino y la falta de ambición extendida entre el grupo de su propio género. 

La fuerza del giro es otro de esos pilares. Uno de los que recordará el lector con más nitidez al terminar la novela. Cómo fue la autora capaz de sorprenderle al final, cuando parecía todo desvelado y no esperábamos para nada ese detalle que permanece como una nota sostenida cuando nos preguntan qué opinamos de este libro. 


el-relojero-de-filigree-street-natasha-pulley

La editorial Lumen nos presenta esta novela con una imagen que no pasa desapercibida. Muchos de los que ya han sucumbido a hacerse con ella habrán tomado la decisión de forma impulsiva al encontrarse con su portada, elaborada a la vez que sencilla y con unas tonalidades realmente atractivas. 

Para los que se decidan ahora a sumarla a sus librerías, encontrarán estas 448 páginas por un precio de 12,99€ en formato electrónico y 21,90€ en papel, con tapas duras y sobrecubierta.

Y para los indecisos, aquí está el avance en forma de fragmento que nos proporciona la editorial.


reseña-el-relojero-de-filigree-street-natasha-pulley


Natasha Pulley (@natasha_pulley), irrumpe en el panorama literario con esta novela que, a pesar de ser su debut, ya ha sido seleccionada en Inglaterra y Estados Unidos como una de las mejores de 2015. 

Natasha estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Oxford y ha desempeñado trabajos como profesora de inglés, librera y asistente editorial. 

Bienvenida a La Copela, Natasha, ya estás entre las favoritas. Esperamos grandes cosas de ti en el futuro.


3 comentarios:

  1. ¡Hola!

    ¡Qué portada más bonita! *.* Sé que no hay que fijarse en esas cosas, que lo importante está en el interior, pero es que es mirarla y me enamoro xD Me gusta la trama de la novela, pero con la reseña que has hecho está claro que me lo tengo que apuntar sí o sí ^^

    ¡Me quedo por el blog!
    ¡Nos leemos! ;)

    ResponderEliminar