lunes, 2 de abril de 2018

ROMÁN PALADINO (José Vicente Vinuesa)


José Vicente Vinuesa regresa, después de Tres historias de amor, mis desastres y yo, para presentarnos su segunda novela; Román Paladino

Para los que leyeron su primera novela, sobran las presentaciones, pero si aún no os habéis adentrado en el universo de este autor, os doy unas pinceladas sobre su estilo. José Vicente destaca por su realismo. Los personajes están tan asentados y se basan en unos rasgos tan auténticos, que su narrativa siempre parece estar inspirada en personas y hechos reales. No obstante, siempre nos comenta el escritor, que todo lo que acontece es pura ficción, aunque él mismo ha bautizado su género como realismo esencial.

Román Paladino es una novela que adopta el nombre de su protagonista. Un personaje pintoresco, con una enfermedad pintoresca, el síndrome del olor a pescado, que ya se encarga él de utilizar a su antojo cuando alguien le molesta demasiado.

"Siempre fue un crío embabiado, distraído y soñador, lo que le daba cierto aire de pintor enmudecido por la contemplación del mundo con los ojos y la imaginaria de un niño, pero con el pensamiento de un chaval de la calle; hasta que su adolescencia le obligó a decorar la realidad con fantasías exageradas para protegerse de los delirios de la estupidez, los atragantos de la carne y sus desastres personales, que como poco, fueron muchos."
José Vicente Vinuesa, Román Paladino

Esta novela, como ya lo fue la anterior, es una matrioshka, que no deja de encerrar una historia tras otra en su interior. Todos los personajes son principales, conducidos por Román, que hace de enlace entre ellos y nos cede su especial mirada para que a través de ella conozcamos a todo el elenco y sus vicisitudes.


En La Copela tenemos la suerte de contar con una entrevista al autor que nos ayudará a comprender mucho mejor los intrínsecos recovecos de esta novela y que responde a las preguntas que yo misma formularía aquí y que quedarían sin respuesta. De modo que, estamos de enhorabuena y os invito a explorar Román Paladino de la mano de su creador. 


domingo, 14 de enero de 2018

LA PAREJA DE AL LADO (Shari Lapena)



Una inocente cena en casa de los vecinos. Así es como arranca esta novela teñida thriller que el pasado año conquistó a los lectores que se atrevieron a conocerla. 

Anne y Marco deciden ir a cenar a casa de Cyntia y Graham. Aunque viven al lado, nos resulta extraño que lo hagan dejando al bebé de pocos meses sola en la cuna. Mientras los cuatro cenan, Shari Lapena nos perfila las personalidades e intereses de los personajes. Adivinamos las tramas bajo las apariencias y nos empezamos a hacer ideas sobre qué es lo que realmente sucede.

Cora duerme en su habitación y sus padres la visitan cada media hora. Pero todo se torcerá cuando al volver a casa encuentran la puerta delantera abierta, un sensor de movimiento con la bombilla aflojada... y la cuna vacía. 


"Anne mira fijamente la puerta de entrada. Está entreabierta, unos ocho centímetros. 
- ¡Estoy segura de que la cerré! - dice Anne, medio chillando.
- Puede que se te olvidara. Has bebido mucho - observa Marco lacónicamente.
Pero Anne no le oye. Está ya dentro, corriendo escaleras arriba y por el rellano hacia el cuarto del bebé. Marco la sigue de cerca. Cuando llega a la habitación y ve la cuna vacía, grita."
Shari Lapena, La pareja de al lado

El golpe para Anne y Marco es directo y pronto se apoderan de ellos el pánico, el horror y la culpa. Llega el momento de avisar a las autoridades y hay que explicar qué hacía el bebé durmiendo sin nadie en casa mientras ellos se divertían en una cena con los vecinos. 

La prensa será inquisitoria con los padres de Cora y pronto se filtrarán los detalles de la desaparición. El público juzga sin clemencia a los padres del bebé desaparecido mientras ellos disfrutaban como invitados en la casa de al lado. La responsabilidad y el buen juicio de Anne y Marco se ponen en cuestión muy rápido.


Y aquí es cuando el lector, incansable detective y hábil en percepción, enciende su sensor de sospechosos. Y los va a encontrar en todas partes. 

La personalidad de Anne es turbulenta. Claramente tiene algún tipo de desorden y su comportamiento es errático. Además, ha tomado unas copas de más en la cena y su testimonio no es del todo claro. Pero... ¿y Marco? Marco esconde algo. Sin duda se percibe que hay algo oscuro en el padre de Cora y además se trae algunas "cuestiones" con otros personajes de la historia que nos hacen dudar desde el primer momento.

"Anne no sabe por qué no culpa más a Marco de lo que lo hace. Al principio, cuando se llevaron a su niña, sentía en su corazón que él era el culpable por haberla convencido de dejar a Cora sola. Si se la hubieran llevado a la casa de al lado, nada de esto habría ocurrido. Se dijo a sí misma que, si Cora no volvía sana y salva, nunca se lo perdonaría."
Shari Lapena, La pareja de al lado

La llegada de los padres de Anne a la escena, nos proporciona nuevos elementos para reforzar y aumentar teorías. La relación de ellos con Marco es cuanto menos tirante y no pasa desapercibido el hecho de que haya acusaciones graves y cruzadas entre ellos constantemente.

Pero no nos olvidemos de los vecinos. Cyntia y Graham son anfitriones de una cena en la que no les parece para nada anormal el hecho de que los recientes padres dejen sola a Cora para pasar la velada en su casa. Es más, Cyntia insistió en el hecho de que llevar al bebé podía dar al traste con la noche y era mejor que lo dejaran en casa. Minimizan durante toda la cena el hecho de que los padres visiten con frecuencia a Cora y hasta parece que Cyntia se comporta de forma frívola al respecto de la maternidad de Anne.

La cancelación a última hora de la canguro de Cora, que precipita el que los padres acudan solos a la cena, no hace más que sumar sospechosos a la lista.


La pareja de al lado es un thriller de los clásicos. Con un montón de sospechosos y un hilo conductor nítido; la desaparición de Cora. 

Como punto positivo de esta novela, puedo decir que todos los personajes tienen una historia oculta. No solo vamos a sospechar de ellos, sino que al final descubriremos que todo el reparto tiene algo que esconder. 

Lapena teje una historia muy completa, que consigue engancharnos e intrigarnos. Aún sin presentar una novela revolucionaria ni novedosa dentro del género, se nos hace fácil de leer y nuestro interés no se pierde con el pasar de las páginas.

Disfruté con esta lectura, pero si tengo que destacar algo, será su final. Ese momento en el que todo parece resuelto y de repente la autora da un golpe final, inesperado y potente que se queda colgado al borde de la última página, para que cerremos el libro con una sensación de desasosiego satisfecho.


Shari Lapena es una escritora canadiense que actualmente reside en Toronto. Aunque ejerció como abogada y profesora de inglés, su inmersión en la literatura fue ampliamente aplaudida y premiada con Happiness economics, Things go flying y A stranger in the night.

Su aparición en España la hace con esta novela, de la mano de Suma de letras. La pareja de al lado no tardó en posicionarse entre la lista de los más vendidos y a ella como una de las mejores autoras de 2016.

¡Atrévete a leer un avance de la novela aquí!







sábado, 26 de agosto de 2017

Bilogía: LA MAGIA DE SER SOFÍA / LA MAGIA DE SER NOSOTROS (Elísabet Benavent)


Sí, yo también he leído esta bilogía que llamaba tanto la atención en la librería por su impecable edición y lo acertado en la elección de sus colores. No me resulta novedoso, pues con la anterior novela de Benavent, Mi isla, ya me di cuenta de que buen gusto a la hora de editar, tiene.

Pero vamos a sentarnos un poco y a hablar de esta bilogía por algo más que por su estética. Hablemos de la historia, intentando no azotar con spoilers a las lectoras y lectores que no la hayan podido leer aún y lo deseen. 


En La magia de ser Sofía, se nos presenta muy bien al personaje protagonista y además se nos da ya una historia de amor truculento y varios dramas para entretenimiento del lector o lectora amante de la novela rosa contemporánea. 

Sofía es una joven (porque estar en la treintena la hace joven aún), que tiene un trabajo de esos que en la vida real no suele resultar tan atractivo, pero que en la novela es maravilloso. Sirve cafés en una cafetería (con encanto) de Madrid. Pero su entusiasmo y el cariño que pone en su trabajo hacen que lo haga como nadie y que además disfrute de ello. Es en El Café de Alejandría donde su destino se cruzará con el de Héctor. Y es que cuando Héctor entra en la cafetería, el mundo de Sofía se detiene.

Héctor es guapo. Por supuesto. Nos damos cuenta porque la autora nos insiste en ello muchas veces, así que ya lo he dicho yo también para que quede constancia. Y Sofía... Bueno, Sofía es tan normal y nos dicen tantas veces que es normal, con tantos defectos, que no sé si sentirme halagada por ser normal como ella o especial por que el hecho de ser normal merezca tanta insistencia narrativa.

"Yo me veía sexi con un escote y unos pantalones apretados y no me pasaba el día quejándome de mi talla o culpando al tamaño de mi culo o al de mis jamones por las cosas que me sucedían... o que no me sucedían."
Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía

"Yo sé que Sofía... no es que tuviera complejos, pero se sentía menos cómoda con algunas de sus características físicas. Todos tenemos estas cosas. Le incomodaba «ocupar más tamaño», tomando prestadas sus propias palabras. Aunque debo admitir que tampoco parecía que le torturara demasiado porque... era verdad, en el fondo... ¿qué más daba?"
Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía

Pero Héctor tiene novia. De toda la vida, además. Y aunque está lejos, en Ginebra, ambos tienen una vida ya muy definida como pareja y planes de futuro.


Por supuesto, no es ningún secreto, Sofía y Héctor se enamoran. Y es aquí donde empiezan todos los problemas. Porque él debe decidir si Sofía realmente significa para él tanto como para hacer un corte profundo en su vida personal y empezar una relación con ella... o no. Entre ellos surge eso a lo que Benavent ha llamado "magia" y que no es más que un amor tan perfecto que da miedo. 

Sofía es mágica para Héctor. Desprende purpurina y le resulta tan perfecta (en su imperfección) que le provoca sentimientos desconocidos para él hasta la fecha. Y Héctor tiene tanto encanto que Sofía se pierde por él con rapidez. 

Aunque por supuesto se empeñan en repetir que Sofía no es el tipo de chica por la que nunca hubiera pensado Héctor que se pillaría. Porque no es perfecta (sí, otra vez). Como he dicho antes... insisten tanto en ello, que no sé si tomármelo como algo insultante. 

"Nunca pensé que pudiera engañarla pero si me hubieran obligado a ponerme en el caso, hubiera creído que lo haría con alguien de su misma complexión. Quizá alguien más pizpireta o seductora. Nunca alguien como Sofía."
Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía

La relación entre los dos se vuelve de un tono rosa fucsia, aunque el futuro es bastante incierto y Sofía pasará momentos amargos en el transcurso de ese tiempo en que Héctor debe tomar una decisión y ejecutarla para poder estar juntos.


Para no destripar demasiado de la trama, os diré que la primera entrega de la bilogía gira entorno al nacimiento de esa relación y a la consumación del drama que dará lugar a la existencia de una segunda entrega, caracterizada por el sufrir de los protagonistas.

Creo que Elísabet Benavent tiene una capacidad enorme de transmitir sentimientos y sensaciones reales, de esos que cualquiera puede haber experimentado y que ella narra de una forma especial que consigue llegarte a lo más profundo. A ese sitio al que no quieres ir nunca porque hace daño, pero al que ella te lleva y te trae sin piedad. Hay que darle la enhorabuena por ello. Lo hace muy bien.

No obstante, creo que los personajes de esta bilogía son unos sufridores dolientes permanentemente, en ocasiones sin sentido. A Sofía le gusta demasiado un buen drama y si no le llega por destino, se lo fabrica sin pensar. Es un personaje carismático y fuerte, que se empeña en tomar sus propias decisiones y que en líneas generales supera a la media en lo que a personajes femeninos de novela romántica contemporánea se refiere. Pero incluye un toque de melodrama que a mi parecer, cruza la línea de lo desesperante.

"Estado general: lamentable. Sin entrar en detalles de aspecto, higiene, ánimo ni salud mental. Lamentable. (...) Así que después de abrir la ventana iba a la cocina, cogía lo primero que pillaba con pinta de ser comestible y me lo llevaba a la cama, donde me lo comía debajo de la colcha. Mi cama empezó a tener más migas que palomitas en el suelo de un cine después de una sesión. Pero me daba igual. La salubridad de mi dormitorio no estaba entre mis prioridades."
Elísabet Benavent, La magia de ser nosotros


Héctor es un coprotagonista decente. No demasiado fuerte, pero que aguanta el papel con dignidad y deja las riendas a Sofía. Aunque las tome en algún momento concreto para decidir sobre su destino personal, en lo que se refiere a su relación con la protagonista, le falta un poco de sangre en las venas en ocasiones. Un golpe en la mesa ante una Sofía empeñada en el dolor, no habría estado de más.

No quiero pasar de largo el detalle de que cada novela que publica Benavent, sube un poco más el tono. Está haciendo funambulismo en la línea de lo erótico para no dejar de tropezar en demasiados capítulos hacia lo pornográfico. A riesgo de parecer remilgada... a mí hay detalles húmedos que me sobran en la narración. No me deja imaginar nada. Me lo planta delante sin más. Cuidado, Elísabet.

Una mención especial al elenco de secundarios. Porque se lo merecen. El entorno de Sofía tiene en ocasiones hasta más magia que ella. Oliver es un muy buen secundario. Con un mundo interno y una trayectoria muy interesante. Todos y todas hemos conocido alguna vez un Oliver. Un sobrado con corazón que ni él sabe que tiene. Es el amigo perfecto y lo demuestra en numerosas situaciones. Opino que Elísabet acierta al presentar su historia de telón de fondo en la novela. Sobre todo en la segunda parte, cuando todo lo demás parece que se le va de las manos a la autora y agradecemos un poco de aire con la historia de Oliver.

Mamen (madrastra de Sofía) y Abel (compañero de trabajo) son el contrapunto de una historia que se abre a la intervención de este grupo para dar un toque de color y desaturarnos del azúcar de Sofía y su amor mágico. Con diálogos que despiertan más de una sonrisa y una lealtad de esas que todos queremos en nuestro grupo de amigos más cercanos.


Estoy aún indecisa respecto a si me gusta el epílogo. Me parece un guiño interesante y curioso... pero no sé por qué... me hizo torcer el gesto. Es como si Benavent hubiera sospechado que algo se quedaba cojo y llamara pidiendo refuerzos. Os dejo que lo descubráis.

Hay que ser justa y decir que Elísabet Benavent es una autora que siempre despierta interés en el mundo de las librerías y entre las lectoras y lectores. Sus libros (de los que no puedo hablar demasiado porque solo he leído esta bilogía y Mi isla), tienen en líneas generales unas buenas críticas y llegan al público. Pero ya en mi reseña sobre Mi isla hice mención al detalle de que sus personajes llevan a la desesperación al lector. Y con esta bilogía, me reafirmo. Considero que en ocasiones, los personajes de Benavent tienden a la búsqueda del sufrimiento y hacen complicado lo que no lo es tanto. Cierto que en la vida real sucede con frecuencia y que puede despertar empatía en el lector... Pero hasta cierto punto. Con un límite.

¿Recomendada? Sí, si eres un lector o lectora a quien estas historias de amor contemporáneas con lenguaje desenfadado y poca sorpresa te gustan o te entretienen. Si buscas sentimientos en carne viva y personajes que sufren. Estoy segura de que encaja perfectamente en lo que suelen definir como "lectura de verano". Aunque a mi parecer, si estas historias te enganchan, no importa la época del año.

Personalmente, se me atascó un poco la segunda parte. Ya me resultaba demasiado evidente cómo iba a rematar la historia la autora y cuando tengo muy claro el final, se me van quitando las ganas a golpe de página. Los lectores nos estamos volviendo exigentes. Sobre todo los que leemos mucho. Buscamos lo inesperado, que nos sorprendan, que nos azoten con la incredulidad y que nos lleven donde nunca esperábamos que fuéramos a ir. Si es eso lo que buscas... no creo que lo encuentres en esta bilogía.

Por supuesto, por si todo esto ha despertado tu interés, aquí encontrarás las primeras páginas que siempre nos cede la editorial.


Elísabet Benavent (@Betacoqueta) está licenciada en Comunicación Audiovisual y tiene un Máster en Comunicación y Arte. Es autora de varias novelas, entre las que destacan la Saga Valeria  y la Saga Silvia. Además, podéis seguirla en su blog betacoqueta.com.