jueves, 2 de julio de 2020

MIL BESOS PROHIBIDOS (Sonsoles Ónega)



Mil besos prohibidos es la primera novela de Sonsoles Ónega que llega hasta mi estantería. La narración que presenta se enmarca sin fisuras en el género romántico contemporáneo y, a través de la historia de Costanza y Mauro nos hace llegar una larga lista de sensaciones que en algún momento u otro el lector puede haber compartido. Si bien la vida lleva a los protagonistas les lleva por caminos muy distintos, aquello que una vez compartieron permanece adormilado en un rincón, pero nunca ha desaparecido. 

"Hay verdades que resultan innecesarias, que no sirve de nada compartir y que, una vez pronunciadas, lo enfangan todo."
Sonsoles Ónega, Mil besos prohibidos

Costanza es abogada y trabaja para uno de los despachos más importantes, no solo del país, sino a nivel internacional. Ha sido elegida para llevar un caso que genera mucha controversia y malestar social, ya que defiende a un banquero de dudosa honorabilidad. Está muy concentrada en el procedimiento y le esperan semanas muy complicadas en las que no solo se enfrentará a la opinión de los magistrados. La opinión pública se hace notar y se dará cuenta de lo duro que puede resultar mantener sus principios morales al margen de su actividad profesional. 

Mauro es una caja llena de culpas, remordimientos y deseos que parece que ha olvidado. Los motivos que le llevaron a tomar los hábitos no habían desaparecido de su memoria. Tal vez no consiga perdonarse nunca. Tanto por aquel terrible incidente, como por haber abandonado el lugar que ocupaba junto a Costanza. 

"Costanza lo dejó marchar con las manos en los bolsillos, la mirada perdida en el suelo y el remordimiento sobre los hombros."
Sonsoles Ónega, Mil besos prohibidos

Cuando han pasado veinte años de todos los acontecimientos que llevaron a Mauro por el camino que ahora recorre, los mismos años que han pasado para Costanza desde que le arrancaron un pedazo de corazón, la probabilidad de encontrarse por casualidad se convierte en un sueño distante en el que apenas se permiten pensar. Pero ocurrirá. Costanza y Mauro se topan el uno con el otro en la Gran Vía de Madrid y lo que no es más que un encuentro fortuito, zarandeará las vidas de los protagonistas.


A partir de ahí, como podéis aventurar, ambos van a tener que luchar contra aquellos sentimientos que parecían haberse diluido con el paso del tiempo. Mauro ha asumido muchos compromisos. Es muy respetado por el arzobispado, que tiene para él un importante encargo. Una duda sobre su fe, por pequeña que sea, no llega en un buen momento. A lo largo de la historia averiguaremos si su vocación por el sacerdocio es más fuerte que el amor hacia una mujer.

¿Puede realmente sobrevivir el romance al paso del tiempo, la distancia y los devenires de dos vidas que se han alejado tanto?

"Las parejas ya no se prometen envejecer. El mandamiento de la modernidad es solo uno: mientras dure."
Sonsoles Ónega, Mil besos prohibidos

Costanza se ha separado recientemente de su marido y arrastra un dolor mayor que una relación que no funcionó como esperaba. Pero ese peso en el alma de Costanza y lo que lo ha provocado os dejo que lo descubráis a vosotros. Quizá la aparición de Mauro sea la oportunidad de sanar algo que, si bien permanecerá para siempre en ella, puede verse paliado por la cercanía de alguien que ha significado tanto para ella. ¿Se conformará solo con esa cercanía, o alberga Costanza la esperanza de que Mauro lo abandone todo y retome lo que pausaron hace veinte años?

"Sus nombres los pronunciaron de noche. Cuando nadie los vio ni pudo oírlos."
Sonsoles Ónega, Mil besos prohibidos

Si os enganchan las historias románticas contemporáneas, vais a disfrutar mucho de la novela que presenta Sonsoles. Los protagonistas guardan más de un secreto que ir desvelando a medida que pasan las paginas, enmarcadas en capítulos cortos y que devoraréis sin daros cuenta.


Sónsoles Ónega es periodista y nació en Madrid en 1977. Además de haber trabajado en diversos canales de televisión, colabora también en programas radiofónicos y es autora de cinco novelas. Con Después del amor, recibió el premio de novela Fernando Lara 2017. 

Mil besos prohibidos es su última novela y puedes leer aquí las primeras páginas. 

Para finalizar, me gustaría agradecer a Planeta que me hayan hecho llegar este ejemplar.



lunes, 29 de junio de 2020

MUJERES QUE NO PERDONAN (Camilla Läckberg)


Los lectores y la crítica estaban esperando con muchas ganas lo nuevo de Camilla Läckberg. La autora se ha convertido en un referente del thriller, manteniendo en vilo a una legión de fans con unas tramas poderosamente oscuras y todo lo mejor de la novela negra

En esta ocasión, Planeta edita Mujeres que no perdonan, una novela mucho más corta de lo que acostumbra a presentar Camilla y en la que se cuenta una historia formada a su vez por tres voces

Ingrid, Victoria y Brigitta son tres mujeres que, bien por necesidad, por engaño o por una decisión incorrecta, están casadas con unos maridos que, como poco, dejan mucho que desear. Uno de ellos es un periodista de éxito que es un infiel a su mujer de forma recurrente. Otro de estos hombres se convirtió, en un principio en la solución de una mujer que huía de su país y de una vida que la hacía correr peligro, pero más tarde descubre que ese refugio no es más que una cárcel en la que es constantemente agredida y humillada. El tercero estos hombres es de los que consideran que no hay nada mejor para mantener sometida a su esposa que golpearla sin ningún tipo de piedad. Ella, al borde de la jubilación y amenazada por una grave enfermedad, no puede soportar más una vida de dolor y miedo.

"Todo estaba preparado. Ella ya había hecho su parte y lo que pasara a partir de ese momento estaba fuera de su control. No podía hacer nada."
Camilla Läckberg, Mujeres que no perdonan

Humillaciones, malos tratos y vejaciones de todo tipo son el telón de fondo de la vida de las tres protagonistas, que el lector va descubriendo a través de cortos capítulos narrados por ellas mismas de forma alterna. Muy pronto y sin conocerse, las tres van a darse cuenta de que tienen mucho en común aún sin parecerlo. Van a darse cuenta de que se necesitan para conseguir una libertad que solo llegará si se arriesgan lo suficiente como para llevar a cabo un plan tan arriesgado como prometedor. Deben confiar unas en las otras para perpetrar el crimen perfecto.


Mujeres que no perdonan es una novela que se lee sin apenas darte cuenta. Tiene una extensión muy corta y además está construida con capítulos breves. No se detiene en detalles y no hay una profundidad mayor que la necesaria para ponerte en la piel de las protagonistas y más tarde ser testigo del plan. La historia se estructura en tres partes y un epílogo. La primera de las partes es la más extensa y es la dedicada a dar a conocer al lector el drama de las tres mujeres. La segunda y la tercera parte concentran la acción principal y el epílogo contiene una escena que no voy a describir para no estropear la sorpresa. 

Si algo he echado en falta es que la autora nos hubiera hecho partícipes de cómo se urde el plan. Si bien hay alguna vaga referencia a cómo se han puesto en contacto entre sí, es cierto que de un capítulo al siguiente está todo más que organizado y no conocemos ese periodo intermedio en el que se idea la estrategia. 

Aún así, la autora mantiene la tensión y los fans de su pluma van a devorarla de un bocado. Indicada también para los amantes del misterio, el thriller y la novela negra. Aquello que marca fuertemente la narración es el salto que estas mujeres dan para pasar de víctimas a verdugos. Cómo las circunstancias y la no resignación a una vida de infelicidad y abusos las hacen despertar y se colocan al frente de la acción. ¿Existe el crimen perfecto?

"Las casas de los alrededores, con estrellas de Adviento en las ventanas, parecían tranquilas. Todo indicaba que en su interior vivían personas normales y honestas. Sin embargo, había por lo menos una mujer que odiaba a su marido hasta el punto de querer matarlo. Probablemente más de una."
Camilla Läckberg, Mujeres que no perdonan

Camilla Läckberg (Suecia, 1974) publicó La Princesa de hielo en 2003. Esta fue su primera novela y estaba ambientada en Fjällbacka, la región costera en la que nació y creció. Tuvo tal éxito, que abandonó su carrera como economista e inició una muy próspera como escritora de novelas de misterio, cumpliendo así con uno de sus sueños.

Ha sido reconocida, entre otros, con el premio Mujer del Año en Suecia, los premios Folket y el SKTF a Mejor Autora del año, el Gran Premio de Literatura Policíaca de Francia y el People's Literature Award.

Mujeres que no perdonan es su última novela y puedes leer las primeras páginas aquí

Quiero agradecer a Planeta que me hiciera llegar el ejemplar.


lunes, 22 de junio de 2020

CON EL AMOR BASTABA (Máximo Huerta)


Con el amor bastaba es la primera novela de Máximo Huerta en mi estantería. Si bien siempre había leído críticas positivas sobre sus anteriores publicaciones, no había surgido la ocasión de aventurarme en una y cuando Planeta me dio la oportunidad de hacerlo, no me pude resistir.

La historia que presentaba, además, atrajo mi atención. El pequeño Ícaro, ya no es tan pequeño. Y la situación en casa, con unos padres que ven cómo su matrimonio hace aguas, no le pasa desapercibida. Desde su perspectiva, nos relata una historia plagada de detalles cotidianos, experiencias y episodios de una adolescencia que poco a poco va dando paso a la  madurez. Pero sin duda, el detalle que marcará cada uno de los pasajes y su visión del mundo que le rodea está protagonizado por el don que descubre que tiene y que nadie más comparte. Ícaro es capaz de volar

"Feliz. Era feliz mientras volaba. Tanto que a veces me daba por gritar. Porque el sonido en el aire tampoco era como el sonido en la tierra. Retumbaba solo en mi cuerpo. Y mi voz parecía más mi voz sin las interferencias de los demás. De una cosa estaba seguro: allí en las alturas yo era el único que podía hablar."
Máximo Huerta, Con el amor bastaba

Sol y Dédalo son los padres de nuestro protagonista, que además tiene un hermano mayor, Arístides. Un joven bastante tosco en un principio con el que tiene una relación fraternal no muy alejada de lo que puede ser cualquier relación entre hermanos de esa edad. Arístides quiere y protege a su hermano, aunque no lo exprese con palabras en todo momento. Ambos van a tener que recorrer juntos un camino plagado de dificultades y van a necesitarse mutuamente para superarlas y alcanzar la paz, cada uno a su manera.

"Crecer era eso. Dejar pasar."
Máximo Huerta, Con el amor bastaba

He encontrado en esta historia de Ícaro muchas escenas con las que me he sentido identificada de una u otra manera. La rareza del protagonista nos sirve de punto de apoyo para evocar cualquier rasgo distintivo que en un momento de nuestras vidas nos haya supuesto una dificultad. Esa peculiaridad que nos hace diferentes y que, por algún motivo, nos sentimos obligados a esconder, a camuflar de las miradas del resto de personas que aparentan ser "normales". Con el amor bastaba está dividido en tres grandes bloques. En el primero de ellos se nos descubre a Ícaro y a su familia y tendrán lugar algunos de los acontecimientos que marcarán a nuestro protagonista a lo largo de toda su vida. 


La narración de Ícaro nos coloca como espectadores, en primera persona, de la vida cotidiana de la familia. No tardaremos en ver que algo no marcha en el matrimonio y que la familia del joven se va a ver reducida a tres. El traslado de Ícaro, su madre y su hermano a la ciudad francesa de Aix-en-Provence, nos adentra en la segunda parte de la novela. La felicidad, pequeña y tímida, que descubren al aventurarse en un contexto nuevo y plagado de oportunidades, va a ser la protagonista. Lo que os espera en la cima de esa felicidad, así como lo que les lleva hasta allí, no os lo voy a contar porque estaría estropeando el desenlace de la historia de Ícaro y a la vez el final de esta parte de la novela. 

"De pronto me di cuenta de cuánta vida se pierde por temor a romperla."
Máximo Huerta, Con el amor bastaba

Desenlaces hay muchos. Y aunque se van adelantando a retazos, tendrás todos los detalles cuando cierres el libro al terminarlo. Irás atando cabos aquí y allá hasta tener una perspectiva completa de algunos acontecimientos que se narran, en un principio, de forma sesgada. A mi parecer, esta forma de contarnos la historia la hace realmente interesante y te mantiene enganchado a sus páginas con el deseo de saber más. La tercera parte de la novela es breve y resuelve las pocas dudas que aún quedan pendientes. 

La experiencia lectora con El amor bastaba ha sido, para mí, realmente satisfactoria. Es una narración sencilla, reposada, en la que aprendes a comprender a los personajes y que ofrece muchas excusas para la reflexión. Los capítulos tienen la extensión perfecta para que puedas avanzar a tu ritmo y no he encontrado ni una sola página que me pareciera accesoria. No me he aburrido con la historia que nos trae Máximo y lo he cerrado al final con la sensación de haber disfrutado mucho de la lectura

"Qué miedo da no pertenecer a los normales."
Máximo Huerta, Con el amor bastaba

Finalmente, con la novela de Máximo Huerta, cabe detenerse a pensar en si realmente merece la pena el esfuerzo por resultar invisible a los ojos de una multitud estandarizada, o sin embargo debemos aprender a apreciar nuestras propias peculiaridades y conseguir ser felices con aquellas personas que las aprecien a su vez. Nos detenemos a sopesar si todo ese esfuerzo y lo que perdemos por el camino realmente importa o si, por el contrario, con el amor bastaba


Máximo Huerta es un escritor y periodista nacido en Utiel (Valencia, 1971). Ganador del Premio Primavera de Novela 2014 con La noche soñada, autor además de Que sea la última vez, El susurro de la caracola, Una tienda en París, No me dejes / Ne me quite pas, La parte escondida del iceberg, y Firmamento. Autor también de numerosos relatos, libros ilustrados y una recopilación de sus columnas periodísticas. Actualmente trabaja en televisión.


Quiero dar las gracias a la Editorial Planeta por hacerme llegar el ejemplar.