sábado, 12 de abril de 2014

LA LECCIÓN DE AUGUST





"Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo"

Este es uno de esos flechazos de librería. Y es que no pasa desapercibido para nadie, por el color de su portada y la ilustración. Luego lees la contraportada y llegado ese punto ya estás perdido. Tienes que leerlo. 

August Pullman es un niño de diez años que vive con sus padres, su hermana y su perra Daisy. Pero la historia de August está protagonizada por su cara. Nació con una deformidad severa que le ha mantenido alejado del resto del niños porque su madre se ha encargado de su educación en casa. Hasta ahora. 

"No voy a describir cómo es mi cara. No sé cómo os la estaréis imaginando, pero seguro que es mucho peor"

Sus padres han decidido que ha llegado el momento de que August vaya al colegio. Es un niño muy inteligente sin ninguna discapacidad y con grandes oportunidades. Llega el momento de enfrentarse a las miradas, los comentarios y la crueldad (inocente o no) del resto de niños. 


"La gente piensa que si no he ido al colegio es por culpa de mi cara, pero no es verdad, es por todas las operaciones que han tenido que hacerme. Veintisiete desde que nací".


Y de este modo acompañamos a August en esta experiencia, cargada de ilusiones, decepciones y lecciones sobre la amistad, la superación y la aceptación. La actitud de August sorprende y abruma por su fortaleza, pero también nos muestra sus inseguridades y miedos. Conoceremos qué se siente cuando todos te observan y murmuran a tu paso, cuando tienes que dejar de caminar con la cabeza baja para mirar de frente al mundo. Demostrar a los demás que no eres especial... demostrártelo a ti mismo. Conseguir que lo que te hace especial se convierta en lo que te hace único. Y que ser único ni tiene por qué ser del todo malo. 

La narración nos cuenta la historia de la mano de todos los protagonistas, dando al lector la posibilidad de empatizar con cada uno de ellos. Las diferentes perspectivas nos dan la oportunidad de comprender el por qué de cada una de sus decisiones, sus temores y cómo se enfrentan a una misma situación de formas muy diferentes. 

Con un humor inocente, capaz de hacernos reír a carcajadas y una verdad tan nítida que nos eriza la piel, August da un paso tras otro por un túnel muy oscuro que no sabemos a dónde lleva. La esperanza de que todo termine bien y el involuntario sentimiento de realismo que nos lleva a pensar que todo es demasiado para complicado para él, hace que avancemos página a página sin descanso hasta el desenlace. 

Un libro que se lee prácticamente de una sentada. Resulta casi imposible abandonar su rápida narración, ligera y adictiva, que atrapa desde el primer momento en que August nos dirige sus primeras palabras. 

Recomendable y recomendado para todos. Sin excepción. Para abrir los ojos de los más jóvenes al mundo. Para enseñar a los no tan jóvenes una visión al mundo que desconocen. Y para que todos disfrutemos cogiendo de la mano a August, mientras reímos y lloramos con él. 

Si disfrutasteis con "Memorias de un amigo imaginario" y "El Incidente del perro a medianoche", no podéis dejar de leer esta novela.

R. J. Palacio es una diseñadora americana que ha desarrollado su actividad como ilustradora de libros con la ilusión de publicar su primera novela durante muchos años. Finalmente publicó Wonder (La lección de August en su edición en español) en 2012 y pronto se convirtió en lectura obligatoria en todos los colegios de Estados Unidos para niños de 8 a 12 años. Su propia experiencia personal al ver una niña con una grave deformidad facial le llevó a empezar a escribir esta historia que ha recibido la ovación del mundo literario. Traducida a más de 30 idiomas, ha conseguido numerosos premios, entre otros el de Mejor Libro del Año (Amazon). Además, permaneció 54 semanas ininterrumpidamente en el primer puesto de libros más vendidos (The New York Times). 

No os perdáis el booktrailer, porque es fenomenal. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada